Home > Revista > Gong Qing Forest Park: bosque de atracciones




martes, el 10.12.2013 | Este texto está escrito en las rúbricas Columns, Artículos, Parques de atracciones y Jardínes botánicos.

Gong Qing Forest Park: bosque de atracciones


Si algo me ha llamado la atención de entre la basta variedad de parques de atracciones y temáticos con los que nos podemos topar en China, una vez visitados unos cuantos de ellos, es la existencia de un tipo de parques que surgen a raíz de la creación de amplios y preciosos jardines públicos. De repente, allí donde en Europa estamos acostumbrados a encontrar árboles, arbustos o alguna que otra escultura, en China surgen coasters, atracciones mecánicas o puestos de restauración. En este artículo, con Gong Qing Forest Park, veremos un ejemplo perfecto de este tipo de recintos.

Sameco - la multi-loper del parque
Durante el siglo XIX Shanghai empezó a experimentar, lentamente, una pequeña pero constante apertura hacia los mercados occidentales, convirtiéndose más en una tendencia escandalosa hacia finales de la última década, en los 90. La ciudad se extendió, los edificios cada vez eran más ostentosos y la densidad de población se convertía en un quebradero de cabeza para la metrópolis asiática. Así pues, aquellas extensiones de bosque o campo que antaño quedaban alejadas del centro, iban siendo engullidas en forma de jardines de grandísima extensión o, como en el caso de Gong Qing Forest Park, parques naturales creados por y para el pueblo.

Fue así como en 1986 nació el que en su momento fue el pulmón verde más grande de la ciudad y que posteriormente ha sido relevado por jardines y parques de mayor volumen. Pese a ello, el bosque de Gong Qing sigue albergando enormes caminos y senderos, grandes extensiones de árboles de centenares de especies diferentes y sobretodo: un coqueto pero más que funcional parque de atracciones.

Coasters surgiendo como setas

Una vez accedemos al parque, con un ticket cuyo precio es equivalente a un euro (¡impensable por estas tierras!) podemos movernos a nuestras anchas por un recinto de 131 hectáreas con más de 200000 árboles en su interior. Pero si lo que nos interesan son las emociones fuertes, podemos localizar ya para empezar una larguísima pista de karts que se entrelaza y se pierde por un bosque de enormes sauces.

Si lo que preferimos son las atracciones intensas (previo pago de un ticket individual para cada una de ellas) localizamos desde un frisbee de fabricación china metido entre las copas de los árboles hasta varias rides clásicas tales como un carrousel, unos bumper-cars o varias spin-rides infantiles.

Pero es con sus coasters con lo que Gong Qing Forest Park juega una baza más que respetable ya que son 3 los modelos que podemos encontrar aquí: una multi-looper de Sameco muy similar a las construidas antaño por Arrow o Vekoma, una juguetona jungle-mouse integrada por completo en la espesa arboleda y una simple pero para nada prescindible wacky-worm, de proporciones algo mayores a las usuales.

Si todavía no tenemos suficiente con ello el parque se reserva algunas sorpresas ocultas más, derivadas de su ámbito floral y ornamental, tales como una larga tirolina que atraviesa de punta a punta un enorme lago (y que está decorada como si de una simpática ala delta se tratara), un jardín botánico con una colección de orquídeas realmente admirable, un rocódromo donde podemos poner a prueba nuestras habilidades como escaladores o un campo de tiro con arco por si queremos proceder a afinar nuestra puntería.

Más impresiones

Bild links Bild rechts
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo
  • Gong Qing Forest Park<br />© Jivo

En definitiva, Gong Qing Forest Park resulta ser una alternativa más que válida para pasar unas cuantas horas alejados del bullicio de la gran ciudad que es Shanghai, disfrutar de una naturaleza vibrante y plena y hacerlo a tan sólo unas paradas de metro del centro, sin necesitar grandes conexiones de transporte. Aquí el estrés y la rutina, se dejan en la puerta.


Ten en cuenta
Los textos de los escritores de columnas expresan sus opiniones personales y no representan necesariamente las del editorial de parkscout.

Informaciones sobre el escritor Xavi Rodríguez (Jivo)

Xavi Rodríguez (Jivo), de 28 años, decidió un buen día empezar a viajar y recorrer uno a uno los parques que encontrase en su camino por el mundo, fascinado con la magia y el encanto de cada uno de ellos. Desde hace 3 años escribe un blog especializado bloggercoaster.com en el que intenta reflejar su punto de vista personal y crítico, sin ataduras a ningún parque en concreto y ofreciendo la oportunidad de conocer todo tipo de parques, desde los discretos a los muy conocidos. Amante de la calidad temática, del tacto old-school y del trabajo detallista, confiesa ser fanático del inconfundible estilo europeo.



© parkscout/XR



COMENTARIOS     Deja tu comentario

¡Todavía no se ha dejado ningún comentario!


Deja tu comentario aquí


Nombre (se visulizará)


Dirección de correo electrónico (estará oculto, opcional)


Sitio web (se visulizará, opcional)
Tu comentario


Por favor, teclea los caracteres de la imagen
(dos palabras, espacio entre ellas)




Atracciones relacionadas
Parques de atracciones
 Gong Qing Forest Park


Recomendar éste artículo